114 Mi escondedero y mi escudo eres tú; a tu palabra he esperado