139 Mi celo me ha consumido; porque mis enemigos se olvidaron de tus palabras