98 Me has hecho más sabio que mis enemigos con tus mandamientos; porque me son eternos