26 Alabad al Dios de los cielos; porque para siempre es su misericordia