2 De delante de tu rostro salga mi juicio; vean tus ojos la rectitud