36 Ensancharás mis pasos debajo de mí, y no titubearán mis rodillas