39 Y me ceñiste de fortaleza para la pelea; has agobiado mis enemigos debajo de mí