41 Clamaron, y no hubo quién se salvara; aun al SEÑOR, mas no los oyó