6 Y dije yo en mi prosperidad: No seré jamás conmovido