8 En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo tú, SEÑOR, me harás estar confiado