3 Porque mejor es tu misericordia que la vida; mis labios te alabarán