23 Sean oscurecidos sus ojos para ver, y haz siempre titubear sus lomos