5 Dios, tú sabes mi locura; y mis delitos no te son ocultos