19 No entregues a las bestias el alma de tu tórtola; y no olvides para siempre la congregación de tus pobres