18 Porque no para siempre será olvidado el humilde; ni la esperanza de los pobres perecerá para siempre