29 Como resultado, nadie puede jamás jactarse en presencia de Dios.