28 Dios escogió lo despreciado por el mundo
—lo que se considera como nada— y lo usó para convertir en nada lo que el mundo considera importante.