9 Cuando llegaron al campo de trillar de Nacón,
los bueyes tropezaron, y Uza extendió la mano para sujetar el arca.