2 Cuando David llegó a Rabá quitó la corona de la cabeza del rey
y la colocaron sobre la de él. La corona estaba hecha de oro con gemas incrustadas y David descubrió que pesaba treinta y cuatro kilos.
Además, David se llevó un enorme botín de la ciudad.