8 »Así que ahora, con Dios como nuestro testigo, y a la vista de todo Israel —la asamblea del Señor
— les doy este encargo. Asegúrense de obedecer todos los mandatos del Señor
su Dios, para que esta buena tierra siga en su posesión y la dejen para sus hijos en herencia permanente.