14 Si amamos a nuestros hermanos en Cristo,
eso demuestra que hemos pasado de muerte a vida; pero el que no tiene amor sigue muerto.