20 Aun si nos sentimos culpables, Dios es superior a nuestros sentimientos y él lo sabe todo.