9 Los que han nacido en la familia de Dios no se caracterizan por practicar el pecado, porque la vida de Dios
está en ellos. Así que no pueden seguir pecando, porque son hijos de Dios.