7 Pongan todas sus preocupaciones y ansiedades en las manos de Dios, porque él cuida de ustedes.