3 Salomón tenía respuestas para todas sus preguntas; nada le resultaba demasiado difícil de explicar.