18 Todo Israel lo enterró y lloró su muerte, tal como el Señor
había prometido por medio del profeta Ahías.