9 Pero cierto día, cuando Saúl estaba sentado en su casa con una lanza en la mano, de repente el espíritu atormentador
de parte del Señor
vino sobre él como antes. Mientras David tocaba el arpa,