4 «¡Ahora es tu oportunidad! —los hombres le susurraron a David—. Hoy el Señor
te dice: “Te aseguro que pondré a tu enemigo en tu poder, para que hagas con él lo que desees”». Entonces David se le acercó sigilosamente y cortó un pedazo del borde del manto de Saúl.