22 ¡Que Dios me castigue y me mate
si tan solo un hombre de su casa queda con vida mañana por la mañana!».