2 Una noche, Elí, que para entonces estaba casi ciego, ya se había acostado.