9 Si cruzan la frontera de nuestra tierra y van hacia Bet-semes, sabremos que fue el Señor
quien trajo este terrible desastre sobre nosotros. Si no la cruzan, sabremos que no fue la mano de Dios que causó esta plaga; más bien sucedió por pura casualidad.