9 Pero no hace falta que les escribamos sobre la importancia de amarse mutuamente,
pues Dios mismo les ha enseñado a amarse unos a otros.