7 Ahora tenemos esta luz que brilla en nuestro corazón, pero nosotros mismos somos como frágiles vasijas de barro que contienen este gran tesoro.
Esto deja bien claro que nuestro gran poder proviene de Dios, no de nosotros mismos.