9 Somos perseguidos pero nunca abandonados por Dios. Somos derribados, pero no destruidos.