2 Pues Dios dice:
«En el momento preciso, te oí.
En el día de salvación te ayudé»
.
Efectivamente, el «momento preciso» es ahora. Hoy es el día de salvación.