1 Como colaboradores de Dios,
les suplicamos que no reciban ese maravilloso regalo de la bondad de Dios y luego no le den importancia.