20 Apenas entraron en Samaria, Eliseo pidió en oración: «Oh Señor
, ahora ábreles los ojos para que vean». Entonces el Señor
les abrió los ojos, y se dieron cuenta de que estaban en el centro de la ciudad de Samaria.