3 y derrama el aceite sobre su cabeza. Dile: “Esto dice el Señor
: ‘Yo te unjo para que seas rey de Israel’”. Luego abre la puerta ¡y corre por tu vida!».