20 Joab contestó:
—¡Créame, no quiero devorar ni destruir su ciudad!