7 Pero en mi angustia, clamé al Señor
;
sí, clamé a Dios por ayuda.
Él me oyó desde su santuario;
mi clamor llegó a sus oídos.