2 En mi visión las langostas se comieron todo lo verde que se veía. Entonces dije:
—Oh Señor
Soberano, por favor, perdónanos o no sobreviviremos, porque Israel
es tan pequeño.