17 Pues esas reglas son solo sombras de la realidad que vendrá. Y Cristo mismo es esa realidad.