9 Pues en Cristo habita toda la plenitud de Dios en un cuerpo humano.