2 »Cuando empieces a vivir en las ciudades que el Señor
tu Dios te da, podría suceder que un hombre o una mujer del pueblo haga algo malo a los ojos del Señor
y desobedezca el pacto.