18 Hago este pacto contigo, para que nadie —hombre o mujer, clan o tribu— se aparte del Señor
nuestro Dios para rendir culto a esos dioses de otras naciones, y para que ninguna raíz produzca frutos amargos y venenosos en medio de ti.