2 dijo: «Ya tengo ciento veinte años y no puedo seguir guiándote. El Señor
me dijo: “No cruzarás el río Jordán”.