3 Él ama verdaderamente a su pueblo;
todos sus santos están en sus manos.
Ellos siguen sus pasos
y aceptan sus enseñanzas.