27 Pues el Señor
los dispersará entre las naciones, donde solo unos pocos sobrevivirán.