2 Cuando el Señor
tu Dios las entregue en tus manos y las conquistes, debes destruirlas por completo.
No hagas tratados con ellas ni les tengas compasión.