19 Pues tanto las personas como los animales tienen el mismo destino: ambos respiran
y ambos mueren. Así que las personas no tienen una verdadera ventaja sobre los animales. ¡Qué absurdo!